Home > Churches, Climate Change, Copenhagen, Spirituality > Eucaristía en la catedral

Eucaristía en la catedral

El viernes 11 Caritas Internacional y CIDSE , que es la coordinadora de grandes ongs católicas, organizaron una Eucaristía en la Catedral de San Oscar, aquí en Copenhague. Los católicos en Dinamarca son el 0,6%, muy pocos, era una forma de que los católicos daneses sintiesen la cercanía de la Iglesia, especialmente de organizaciones como Caritas que ha estado más implicada en el seguimiento de las cuestiones del Cambio Climático. Además era la gran oportunidad para encontrarnos los católicos que estamos participando en la Conferencia: miembros de ongs, de congregaciones religiosas pero también funcionarios. Fue una ceremonia muy bonita, animada por un coro estupendo de chavales y chavalas daneses.

Con motivo de la Conferencia Caritas ha invitado a un grupo de obispos de todo el mundo para hacerse presentes, por eso presidió la Eucaristía el obispo de Kampala, Uganda, Cyprian Kizito Lwanga (ver homilía). Estaban también el obispo de Copenhague, Czeslaw Kozon, el obispo de Nuevo Laredo, Méjico, Gustavo Vega; el obispo de Padang, Indonesia, Martinus Situmorang; el obispo auxiliar de Dhaka, Bangladesh, Theotonius Gomes; y, el obispo de Chimoio, Mozambique, Francisco Joao Silota. Fue realmente una imagen muy universal de la Iglesia.

El evangelio del día me pareció muy oportuno para lo que está pasando aquí en Copenhague: (San Mateo 11,16-19). ¿Con quién puedo comparar a esta generación? Se parece a esos muchachos que, sentados en la plaza, gritan a los otros: ‘¡Les tocamos la flauta, y ustedes no bailaron! ¡Entonamos cantos fúnebres, y no lloraron!’. Porque llegó Juan, que no come ni bebe, y ustedes dicen: ‘¡Ha perdido la cabeza!’. Llegó el Hijo del hombre, que come y bebe, y dicen: ‘Es un glotón y un borracho, amigo de publicanos y pecadores’. Pero la Sabiduría ha quedado justificada por sus obras”. Nos han avisado, nos lo han dicho: los científicos, los habitantes de las islas del pacífico que ven como el agua va ganando terreno, los habitantes de zonas tropicales que padecen tifones cada vez más frecuentes y graves, los indígenas que ven sus bosques desaparecer, y con ellos su modo de vivir; los habitantes de alta montaña que asisten impotentes a la desaparición de glaciares y reservas de agua; los campesinos africanos que sufren sequías cada vez más prolongadas y recurrentes… nos han avisado, han entonado cantos fúnebres y no hemos llorado. Desde luego somos una generación difícil.

El problema del cambio climático es una señal, tal vez la más grave y urgente, de todo un sistema que falla. Un mundo social y económico instalado sobre supuestos de satisfacción de necesidades a corto plazo sin responder a criterios de solidaridad, presente y futura. Y siempre encontraremos escusas: Juan era demasiado austero, Jesús vivía demasiado bien. Siempre hay una buena excusa para no renunciar a lo nuestro y atrevernos a vivir desde el don y la gratuidad.

About these ads
  1. Pady
    December 13, 2009 at 11:08 pm

    Tenemos que entender que la solidaridad entre los pueblos nos va a ayudar a TODOS a vivir mejor. No podemos vivir sin los glaciares, no podemos vivir sin las selvas, no podemos vivir sin los campesinos más pobres … Tenemos que cuidarnos entre todos, y tenemos que cuidar el mundo, y debemos escuchar y cuidar a todos los pobladores del planeta. Todas las opiniones y aportaciones son necesarias para poder conseguir el objetivo común.

  1. No trackbacks yet.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

%d bloggers like this: