Home > Climate Change, COP 15, Copenhagen > El camarote de los hermanos Marx

El camarote de los hermanos Marx

El día de hoy recuerda a la memorable escena de los hermanos Marx, el pequeño camarote se va llenando de gente y sorprendentemente no sólo todos caben sino que consiguen representar su papel en medio de un caos total. El Bella Center se ha ido llenando de personajes, y en medio de una gran confusión todos han podido recitar su papel.

La sorpresa, desagradable, de la mañana fue la intervención del presidente Barack Obama . Totalmente decepcionante. En la forma, adoptando la postura de ofendido y tratando a todos los demás Jefes de Estado, y con ellos a todos los ciudadanos del mundo, de un modo arrogante. En el fondo, trasladando toda la responsabilidad a China por negarse a un control internacional de sus emisiones; por considerar que el ridículo compromiso de reducción de emisiones de los Estados Unidos (un 4% de aquí a 2020) es suficiente; y por exigir que se acepte un pacto sobre 200 mil millones de dólares, sin explicar cuál va a ser la contribución norteamericana. Sabiendo que con esos objetivos es imposible contener el aumento medio de temperatura por debajo de los 2ºC, nivel que ofrece algunas posibilidades de contención de los efectos del cambio climático.

La intervención de Obama ha llevado a la Conferencia a su momento más pesimista.

La noche fue un gran esfuerzo negociador, Jefes de Estado y de Gobierno estuvieron reunidos hasta altas horas de la madrugada. Y en palabras del presidente brasileño Lula fue un ejemplo vergonzoso de regateo, de cambalache, él mismo la reconoce como la peor reunión política a la que ha asistido desde su tiempo de combativo sindicalista. Ante la magnitud de los acontecimientos que amenazan el futuro las negociaciones cicateras para obtener algún beneficio arriesgando lo mínimo eran muy mal presagio. Así lo advirtió Lula en su intervención anterior a la del presidente Barack Obama. Y tras la intervención de Obama si quedaba alguna esperanza quedó prácticamente agotada.

La tarde ha sido un esfuerzo voluntarista por lograr algo. El gran argumento de que tantos Jefes de Estado no pueden irse de Copenhague con las manos vacías ha sido el único motor que ha sostenido las negociaciones toda la tarde. Por desgracia no es la preocupación por el cambio climático lo que mueve a nuestros gobernantes  sino la necesidad de proteger su imagen y no volver a casa fracasados.

Es muy probable que esta noche, después de alocados encuentros, comunicados, desmentidos, filtraciones interesadas y las concesiones mutuas se logre un acuerdo. En todo caso será un acuerdo poco ambicioso, no basado en la justicia y probablemente no legalmente obligatorio. Es decir, no era lo que se pretendía.

Esta tarde en Klimaforum, el evento paralelo a la Conferencia, en el que se han organizado numerosas actividades estas dos semanas, y donde la participación de los jóvenes de muchos países ha sido notable, la actividad seguía con el mismo interés –aunque con un toque de amargura-. Creo que ellos esperaban más, mucho más de sus líderes, pero al mismo tiempo su manera de reaccionar me ha entusiasmado: siguen adelante, Copenhague ya ha pasado y ellos miran al futuro. Esta noche tenían su fiesta de despedida, bien merecida por el trabajo que han hecho y el buen ambiente que han mantenido. Ellos sí han logrado lo que pretendían, tal vez Obama tendría que haberlos visitado.

Discurso de Obama en inglés Obama Speech Copenhagen English

  1. No comments yet.
  1. No trackbacks yet.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: