Archive

Archive for December, 2009

About this blog

December 22, 2009 1 comment

First of all, thank you very much to all of you who have followed this blog during the Copenhagen Conference. Our intention has been to bring closer this event to the Ignatian family. Special thanks to Frances Orchard for her contributions, always excellent; and to Seàn McDonagh for his interview, but especially for his help during the days in Copenhagen. Talks with Sean on the train ride to the Conference Centre or in the evenings at home have been a source of learning and inspiration very important to us.

Thanks also to the Franciscan community of Roskilde, Bob and the two Iulian. Thanks also to Franciscans International for giving us the opportunity to participate, without them it would have not been possible.

This blog will remain active; we’ll continue adding comments, now about post-Copenhagen and other developments relating to climate change, environment and our faith that is challenged by this.

Clearly the frequency of new posts will be lower than today.

Thanks again,

Jacques & José Ignacio

Advertisements
Categories: Blog

Sobre este blog

December 22, 2009 1 comment

Antes de nada, muchas gracias a todos los que habéis seguido este Blog durante la Conferencia de Copenhague. Nuestra intención ha sido la de acercar este acontecimiento a la familia ignaciana. Queremos agradecer especialmente a Frances Orchard por sus contribuciones, siempre excelentes; y a Seán McDonagh por su entrevista pero sobre todo por su ayuda durante los días en Copenhaguen. Las conversaciones con Sean en el tren camino del Centro de Conferencias, o por la noche en casa, han sido una fuente de aprendizaje e inspiración muy importantes para nosotros.

Gracias también a la comunidad franciscana de Roskilde, a Bob y a los dos Iulian. Gracias también a Franciscans International por darnos la oportunidad de participar, sin su colaboración no habría sido posible.

Este blog seguirá abierto, Seguiremos incorporando comentarios, ahora sobre post-Copenhague y otros acontecimientos relacionados con el cambio climático, el medio ambiente y nuestra fe que se ve interpelada por todo ello. Evidentemente la frecuencia de los nuevos posts será menor que la actual.

Muchas gracias,

Jacques & José Ignacio

Categories: Blog

After Copenhaguen

December 22, 2009 1 comment

Back in Brussels I have decide to read the Copenhagen Accord and many of the commentaries from the news and media.  I can’t say that the results were what we expected, but that is not so strange.  If you have followed this blog or any of the other accounts from different sources, you’ve surely noticed that the negotiations were never very clear from the start.  We never had a clear idea about where the negotiations were going, and we’ve tried to transmit this.  Although I think we were hoping for something along the lines of Kyoto or Bali.  Time will allow us to further analyze this in more detail.  For now, I propose some reflections, which is what we can offer at this time.  First the reaction groups:

They don’t want to do anything.  This has been the great accusation from many of the countries and journalists.  In the end, the developed countries refuse to validate the scientific data.  But by their non-action, their refusal to formalize any agreement, they are only legitimizing our scepticism.  In the end, the developed counties don’t want to act because of the threats this presents to their economies and their positions of dominance.

A lost opportunity.  After two years of hard work and negotiating, of preparation and organization, we have nothing.  There has been no progress.  The Agreement is not legally binding.  It speaks of the objective to reduce global warming to under 2º C, but it does not propose by when or under what conditions.  Nor does it specify the limit of greenhouse gas emissions.  It only states: ‘As soon as possible’, which is not very precise.  Developed countries will communicate their goals toward reducing greenhouse gas emissions by 2020 to the Convention Secretary by January 31.  The document even has the last three sections left blank, with charts meant ‘to be filled-in’.  Developing countries will communicate their goals every two years, on a voluntary basis.  There will be an international evaluation of these goals, but there will be no process of real ‘verification’.  The sovereignty of the countries remains above all compromise.

A step forward. Given the difficulties of establishing an ambitious and legally binding agreement, there has been some progress.  There is a financial agreement for the years 2010 and 2012 of 10 billion dollars.  This is for the mitigation and adaptation of climate changes in under-developed countries.  Another ambitious goal is to mobilize 100 billion dollars annually by 2020.  An impressive amount of money.  Many doubts remain:  How will this fund be controlled?  And will this funding be new money or will it be recycled from what there actually is?

There is progress in a good direction. For those that defend this position, especially the leaders of the United States and other developed countries; the agreement proves that there is political will to face these problems.  They see the need to move forward in this regard.  The presence of so many heads of State is proof that there is a desire to move forward.  The rest of the goals will eventually fall into place.

Secondly, some brief reflections:

The expectations were very high.  Much ground was gained in the negotiations.  Countries were able to specify their positions, goals and economic possibilities.  The plan was very ambitious.  In the end, the reduction of greenhouse gases called for a major shift in textile industries and in the economic activity.  It is not that all the smokes stacks must be immediately stopped-up and closed or there be some sort of tax.  Millions of jobs are at stake and must be considered, as well as industrial production and competitive markets.  In theory these areas had been talked about before, but as we’ve seen they were not really, or not as they should have. There did not seem to be a convincing discernment regarding these issues.

The role of science. All together, the sciences come out ahead.  There is still scientific scepticism, but there has been progress.  The panel of scientists was able to clarify areas of certainty, areas of much probability, and areas of limited probability.  The environmental threat is there, and it is probably more serious that it seemed before.  The role of scientists will be even greater in the future.

The weakness of the United Nations. As the negotiations progressed, the presence of the UN became more and more diluted.  The UN is based on a principle of equality in representation (except in the Security Council where only five countries have a vote), which is why there were endless sessions at the Convention.  All representatives had a voice at one time or another.  The UN tried to maintain this aspect of its identity.  But at Copenhagen the United States and China tipped the balance and, with the help of other countries, broke down the proceedings.  The document was approved by all but five countries, which helped to stabilize the Conference.  But the UN stood on weak ground.  Any future global initiative will have to re-enforce this institution.

Deep convictions for profound change. We are victims of our time, and the media and mass communications condition our time.  Things must happen now in order to advance.  But other entities do not always move so fast, such as the economy or politics.  Copenhagen is proposing a profound change of global perspective.  We’re not talking about some technical adjustments.  Instead, humanity must be willing to follow some rules.  For some, these will present challenges, for others, limitations.  But for the vast majority, this is the future.  This is a great challenge to all, one that demands the willpower of many.  In this sense, we believers have to help in any way that we can.  We must recognize that God, who is our Creator, sustains the world, and that we look for the reconciliation of all creation and all beings with the Creator.  We know that this reconciliation will be complete only in the Creator.  This is the great mission in our call to be Christians, not to say that there is much to be done, but to participate more fully.  Above all, together, with all of those who make it possible each and every day, we must maintain hope.

Tiempo de balance

December 21, 2009 Leave a comment

De vuelta en Bruselas, he dedicado el día de hoy a leer el Acuerdo de Copenhague y muchos de los comentarios aparecidos en la prensa. El resultado no puedo decir que era el esperado, sinceramente no era esto lo que se esperaba, pero no es tan extraño. Si han seguido este blog, y otras muchas informaciones, por supuesto, habrán visto que las negociaciones nunca consiguieron tener una dirección clara. Nunca tuvimos una percepción clara de adónde se estaba caminando, así lo intentamos transmitir, aunque creo que todos manteníamos la esperanza de que se avanzaría en la línea de Kioto y la hoja de ruta establecida en Bali. El tiempo permitirá hacer análisis más detallados; propongo algunas reflexiones, sueltas, creo que es lo que podemos ofrecer ahora. Primero los grupos de reacciones:

No quieren hacer nada. Esta ha sido la gran acusación de algunos países, y de muchos comentaristas. Los países desarrollados, en el fondo, niegan validez a los datos científicos. Aunque no lo hagan formalmente al no comprometerse, al no actuar de una manera decidida, de hecho están legitimando a los escépticos. Los países desarrollados, en el fondo no quieren actuar porque ven amenazadas sus economías y sus posiciones de dominio.

Una oportunidad perdida. Después de años de esfuerzo, de negociaciones, de hojas de ruta… al final para nada. No se ha avanzado en nada. El acuerdo no es legalmente vinculante. Recoge el objetivo de limitar el calentamiento planetario por debajo de 2º pero no propone para cuándo, ni con base en qué momento. Tampoco indica cuándo las emisiones deberían tocar techo, “lo antes posible” dice, lo que no es muy preciso. Los países desarrollados comunicarán sus objetivos de reducción de emisiones para 2020 a la Secretaría de la Convención antes del 31 de enero. De hecho el documento tiene las tres últimas en blanco con unas tablas preparadas “para ser rellenadas”. Los países en vías de desarrollo comunicarán cada dos años sus objetivos, de una manera voluntaria. Habrá una evaluación internacional tanto de los objetivos como de las emisiones, pero no será un proceso de “verificación” real. La soberanía de los países queda por encima de estos compromisos.

Un paso hacia adelante. Dadas las dificultades de conseguir un acuerdo ambicioso y legalmente vinculante, para este grupo, sí se habría avanzado un poco. Hay un compromiso financiero para los años 2010 a 2012 de 10.000 millones de dólares para mitigación y adaptación a los efectos del cambio climático en los países menos desarrollados. Y un objetivo ambicioso para 2020 de lograr movilizar 100.000 millones de dólares anuales. Una cifra importante de dinero. Aunque quedan muchas dudas: cómo se constituirá ese fondo, quién lo gestionará, con qué criterios, serán dinero nuevo o un “reciclado” de la ayuda que se concede actualmente.

Se está avanzando en la buena dirección. Para los que defienden esta posición, especialmente los líderes de Estados Unidos y algunos países desarrollados, el Acuerdo pone en evidencia que hay voluntad política por afrontar este reto y que ahora falta ir avanzando en las concreciones. La presencia de tantos jefes de estado pone de manifiesto que hay una voluntad clara de seguir avanzando en esta dirección. Y teniendo esa voluntad clara el resto de los objetivos se irán alcanzando.

Y en segundo lugar algunas reflexiones breves:

Las expectativas eran muy altas. Creo que es evidente visto el resultado, en el marco de la Convención se había avanzado mucho en las negociaciones, clarificando posiciones, objetivos y posible financiamiento. Pero era un plan muy ambicioso, en el fondo por la vía de reducir las emisiones de gases se estaba planteando una intervención fuerte en el tejido industrial y en la actividad económica. No es que se cierren chimeneas o que se ponga un impuesto especial, es que detrás de éstas hay miles de puestos de trabajo en cuestión: o por reducción de capacidad productiva o por limitación de la competitividad. En teoría esto estaba hablado, pero en realidad no. Las negociaciones en el marco de la convención no habían llegado a los órganos de decisión de los países, o si lo habían hecho no de una manera convincente.

El papel de la ciencia. En su conjunto creo que sale reforzado. El escepticismo científico sigue ahí pero el Panel de científicos ha superado notablemente la prueba. Han sabido responder, con prudencia a lo que les parece cierto, muy probable o probable. El desafío medioambiental está ahí, y probablemente más grave según van mejorando las predicciones. La adaptación a condiciones climatológicas muy diferentes va a imprescindible, la mitigación de sus efectos no va a ser diferente. El papel de los científicos seguirá siendo muy importante.

Las Naciones Unidas han mostrado su enorme debilidad. A medida que los debates avanzaron la imagen, y la personalidad de Naciones Unidas se fue diluyendo. Las Naciones Unidas se basan en el principio de igualdad en la representación (excepto en el Consejo de Seguridad, donde cinco naciones tienen derecho de veto), por eso esas sesiones interminables en las que intervienen representantes de todos los países. Por eso intenta alcanzar sus acuerdos por consenso. En Copenhague las Naciones Unidas intentaron mantener su identidad hasta que Estados Unidos y China rompieron el equilibrio, con la ayuda de otros países, y desestabilizaron todo el procedimiento. El documento fue aprobado por todos, excepto por cinco países, y esto reequilibró un poco la situación. Pero Copenhague ha mostrado la enorme fragilidad de Naciones Unidas. Cualquier proyecto de gobierno mundial tendría que pasar por reforzar esta institución.

Convicciones profundas para cambios profundos. Somos víctimas de nuestro tiempo, y nuestro tiempo está condicionado por los medios de comunicación. Las cosas tienen que suceder ya, inmediatamente, para que se puedan transmitir y podamos pasar a la siguiente noticia. Pero la vida social no tiene esa velocidad, tampoco la política, y tampoco la económica. Lo que se ha planteado en Copenhague es un cambio profundo de amplitud mundial. No es sólo hacer unas adaptaciones técnicas, lo que se está proponiendo es que la humanidad acepte someterse a unas reglas de juego que entrañarán limitaciones para algunos y esfuerzos para muchos; y además cuyos efectos, la mayoría, serán futuros. Es un gran reto. Y eso exige mucha voluntad, de muchas personas. En este sentido, los creyentes tendríamos que ayudar mucho. Al reconocer este mundo sostenido por Dios, nuestra mirada busca la reconciliación de todo lo creado, de todos los seres, con su Creador. Y sabemos que esta reconciliación no será plena hasta que todo encuentre su horizonte en aquél que lo llamó a ser. Creo que esta la gran misión a la que estamos llamados los cristianos, no a decir lo que hay que hacer –por supuesto tenemos que participar mejor en ello- pero sobre todo a sostener la esperanza. Junto a todos aquellos que la hacen posible cada día.

The Marx Brothers’ cabin

December 19, 2009 1 comment

Today has been a reminder of a memorable scene from the Marx Brothers‘ film. Their small cabin begins to fill with people and, surprisingly, not only do they all fit, but even they are able to perform their roles in the midst of total chaos.  Likewise, the Bella Center has filled up with many protagonists, all of whom have been able to play their roles amidst the confusion.

Unfortunately, the surprise of the morning was the speech by President Barack Obama. Totally deceiving.  Portraying himself as offended, he seemed arrogant in his attitude towards all the other Heads of State, and therefore towards all the citizens of the world.  In the end he placed all responsibility on China for denying an international emissions control.  Furthermore, he considers the ridiculous proposal for the reduction of gas emissions in the United States (4% from here to 2020) as sufficient; and he also supported the set up of a fund of 200 billion by 2020 without specifying the US contribution to it.  Meanwhile, it is well known that by these objectives it is impossible to control the rising average temperature under 2º C, the most promising level for controlling climate change.

Obama’s speech marked the most pessimistic moment of the conference.

This evening there were great efforts at negotiating.  Heads of State met until the late hours and into the early morning.  In the words of Brazilian president Lula, it was an embarrassing show of bartering and tradeoffs.  He even considers this the worst political meeting he has attended since his days as a combative union leader.  In light of all the possible catastrophic threats that the future faces, the tightfisted negotiations for even the smallest gains are a bad sign.  This was Lula’s message before Obama took the stage.  After Obama spoke, even the smallest amount of hope began to fade.

This afternoon there have been some willful attempts to make up for lost ground.  The Heads of State want to take at least something positive back to their countries.  Disgracefully, the priority does not seem to be climate change.  Rather, they want to protect their images and not to go home as failures.

It is very likely that tonight, after all the various special interest meetings, there may be some sort of an agreement.  In any case, it will be an agreement with a little impact, one not based on justice and one that is not legally binding, which was the main goal.

This afternoon in the Klimaforum, an event parallel to the Conference which has organized numerous activities over the past two weeks, and which has had a huge participation of youth from many different countries, the activities continued – although bitterly.  I think they had greater expectations, much more than their leaders, and their response has impressed me.  They continue to look to the future.  Copenhagen is history.  Tonight they had their well-deserved farewell party.  They accomplished what they came to do.  Perhaps Obama should have visited them.

El camarote de los hermanos Marx

December 18, 2009 Leave a comment

El día de hoy recuerda a la memorable escena de los hermanos Marx, el pequeño camarote se va llenando de gente y sorprendentemente no sólo todos caben sino que consiguen representar su papel en medio de un caos total. El Bella Center se ha ido llenando de personajes, y en medio de una gran confusión todos han podido recitar su papel.

La sorpresa, desagradable, de la mañana fue la intervención del presidente Barack Obama . Totalmente decepcionante. En la forma, adoptando la postura de ofendido y tratando a todos los demás Jefes de Estado, y con ellos a todos los ciudadanos del mundo, de un modo arrogante. En el fondo, trasladando toda la responsabilidad a China por negarse a un control internacional de sus emisiones; por considerar que el ridículo compromiso de reducción de emisiones de los Estados Unidos (un 4% de aquí a 2020) es suficiente; y por exigir que se acepte un pacto sobre 200 mil millones de dólares, sin explicar cuál va a ser la contribución norteamericana. Sabiendo que con esos objetivos es imposible contener el aumento medio de temperatura por debajo de los 2ºC, nivel que ofrece algunas posibilidades de contención de los efectos del cambio climático.

La intervención de Obama ha llevado a la Conferencia a su momento más pesimista.

La noche fue un gran esfuerzo negociador, Jefes de Estado y de Gobierno estuvieron reunidos hasta altas horas de la madrugada. Y en palabras del presidente brasileño Lula fue un ejemplo vergonzoso de regateo, de cambalache, él mismo la reconoce como la peor reunión política a la que ha asistido desde su tiempo de combativo sindicalista. Ante la magnitud de los acontecimientos que amenazan el futuro las negociaciones cicateras para obtener algún beneficio arriesgando lo mínimo eran muy mal presagio. Así lo advirtió Lula en su intervención anterior a la del presidente Barack Obama. Y tras la intervención de Obama si quedaba alguna esperanza quedó prácticamente agotada.

La tarde ha sido un esfuerzo voluntarista por lograr algo. El gran argumento de que tantos Jefes de Estado no pueden irse de Copenhague con las manos vacías ha sido el único motor que ha sostenido las negociaciones toda la tarde. Por desgracia no es la preocupación por el cambio climático lo que mueve a nuestros gobernantes  sino la necesidad de proteger su imagen y no volver a casa fracasados.

Es muy probable que esta noche, después de alocados encuentros, comunicados, desmentidos, filtraciones interesadas y las concesiones mutuas se logre un acuerdo. En todo caso será un acuerdo poco ambicioso, no basado en la justicia y probablemente no legalmente obligatorio. Es decir, no era lo que se pretendía.

Esta tarde en Klimaforum, el evento paralelo a la Conferencia, en el que se han organizado numerosas actividades estas dos semanas, y donde la participación de los jóvenes de muchos países ha sido notable, la actividad seguía con el mismo interés –aunque con un toque de amargura-. Creo que ellos esperaban más, mucho más de sus líderes, pero al mismo tiempo su manera de reaccionar me ha entusiasmado: siguen adelante, Copenhague ya ha pasado y ellos miran al futuro. Esta noche tenían su fiesta de despedida, bien merecida por el trabajo que han hecho y el buen ambiente que han mantenido. Ellos sí han logrado lo que pretendían, tal vez Obama tendría que haberlos visitado.

Discurso de Obama en inglés Obama Speech Copenhagen English

La víspera del acuerdo o no

December 17, 2009 1 comment

El seguimiento de la Conferencia se ha hecho más complicado. Desde esta mañana se ha reducido drásticamente el número de personas con acceso al Bella Center, el lugar donde se está desarrollando la Conferencia, y que ha sido, prácticamente,  nuestra casa durante estas casi dos semanas. Los números no están claros, en total parece que se han registrado más de 40.000 personas aunque el Bella Center sólo tendría capacidad para 15.000. Hoy sólo han permitido entrar a 1.000 personas de las ONGs y sociedad civil, y mañana viernes 18 el número se ha fijado en un centenar. Seguramente una coincidencia que sea el viernes cuando se espera al Presidente Obama.

Se ha habilitado un polideportivo con grandes pantallas de video para que puedan acudir los miembros de las ONGs. Muy poca gente ha acudido, los grupos han buscado otros lugares para concentrarse, rechazando así las instalaciones ofrecidas por el gobierno danés porque esta solución de último minuto no ha convencido a nadie. El pabellón ha tenido un aspecto desolado todo el tiempo.

El día ha sido una sucesión interminable de intervenciones de Jefe de Estado, Primeros Ministros o Ministros de casi doscientos países. Un record de asistencia para una Conferencia de este tipo. En general no ha habido un discurso malo, todos han preparado muy bien su intervención de tres minutos. Unos más conciliatorios, otros más agresivos, unos difusos, otros concretos, unos querían conmover (me imagino que no a los cansados diplomáticos que les escuchan), otros llamar la atención y lograr algún titular en los periódicos. Todos con la lección bien aprendida: temperaturas, gases, responsabilidad, es el momento… y después con la posición bien tomada:

– es necesario limitar las emisiones: argumento mantenido por todos, pero especialmente por los países menos desarrollados y que más sufren los efectos del cambio climático

– todos debemos limitar las emisiones: es la posición de los países más desarrollados que quiere decir que la India, China, Brasil, África del Sur y todos los países de ingreso medio también deben someterse a restricciones de gases;

– dispuestos a hacer un esfuerzo financiero: lo que propuso inicialmente la Unión Europea; Méjico, Australia y Noruega se unieron después y esta tarde se ha sumado, afortunadamente, los Estados Unidos;

– no hay compromisos financieros suficientes: lo que dicen dos tercios de los países reunidos, los menos desarrollados;

– las emisiones de gases deben ser controladas por terceras partes: el punto de discordia que han encontrado Estados Unidos contra China, ésta última se niega a un control internacional de sus emisiones porque eso afectaría a su soberanía.

A mediodía el Secretario Ejecutivo de la Convención. Yvo de Boer, informó que se había llegado a un acuerdo sobre procedimiento. Desde ayer surgió el rumor de que la presidencia danesa estaba preparando un borrador de documento que sirviera como documento base. La reacción, especialmente de los más pequeños, fue muy fuerte rechazando esa posibilidad y exigiendo que sólo se discutan los documentos de los grupos de trabajo. Al final se ha impuesto esta tesis y sólo se discutirán los documentos elaborados en los grupos de trabajo. Esto significa una lentísima velocidad y abre la cuestión si la Unión Europea ha rechazado su intención de que haya un único acuerdo que incluya a Estados Unidos. Los dos grupos de trabajo están orientados a elaborar dos documentos distintos: uno prolongando Kioto (que obliga sólo a unos cuantos países, los más desarrollados excepto Estados Unidos) y otro acuerdo proponiendo compromisos a largo plazo, en principio no obligatorios.

El conjunto del día es tan frustrante como necesario: es el tortuoso camino de la diplomacia y de las relaciones entre estados. Sin duda que todos preferiríamos una reunión de pocas personas que decidieran rápida y eficazmente, pero las Naciones Unidas son precisamente eso: “naciones”, por eso cada Estado tiene el derecho a participar y hacer su contribución, aunque eso signifique casi dos días de escuchar a Jefes de Estado y Primeros ministros. Hacer globales las circunstancias locales es un esfuerzo enorme. Esta Conferencia viene a reforzar la necesidad de estructuras, más eficaces y fuertes, para un mundo que cada vez puede entenderse menos como estados cerrados y sí como sociedades más abiertas y relacionadas.

Los discursos seguirán toda la noche hasta la madrugada. Los negociadores seguirán también toda la noche intentando llegar a algún acuerdo aceptable para todos ellos. Hoy ha nevado en Copenhague, esperemos que el frio no entre también en las salas de reuniones y termine por congelar las conversaciones.